miércoles, 11 de mayo de 2011

Preliminares, Referencias y Dedicatoria









                                  EL MUNDO DE LOS SUEÑOS







20 + 21 + 22 + 24



Fernando Reyes Franzani







El Mundo de los Sueños. O de la transformación de

 las delicias renovatorias en mitos explicativos





El primero se llama Pisón, y es el que rodea la tierra de Evila, donde hay oro fino, piedras preciosas y aromas. El segundo se llama Guijón, y es el que cruza la tierra de Cus. El tercero se llamaba Tigris, y corría al oriente de Asiria. Y el cuarto se le conoció con el nombre de Eufrates.







“Su cerebro consigue formular un pensamiento

                                      / borroso:

Bueno, asunto concluido, me alegro que

                                      / haya acabado”.




-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Dedicatoria



A dos amigas queridas y poetas:

Ana López Calderón de Sucre,  Bolivia. Ahora reside en  Santa María de la Sierra.

Claudia Loayza de Los Dominicos, Santiago de Chile. Ahora reside en Estocolmo.

Sus poemas los pueden leer en blogs asociados. (Buscarlos en el borde derecho de este blog).



Ana López


Claudia Loayza









Anita



Claudita

Ana
Claudia



Ana López Calderón





Claudia Loayza














---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------








(1) DE GRINGO O DE LUX






DE GRINGO O DE LUX

1



No el olor a zorra en las mujeres desagrada
Nos atrae    Su piel     Su inquieta cola
Nos llena de escalofríos

Los pejerreyes capturaron la ballena

Aún el olor de la gatita: /aún /disque aún: esparce allí
Allí donde existe la nada: hueles la sima
please       clausuren el agua
/no diluyan la fiesta    no diluyan

La zorra comercia con el cuervo
Su olor
Su olor devuelve la infancia
Vuelan cigüeñas /esparcen color de coles

Ya no importan ni el Libro de la infancia
ni el misal de la Abuelita
Ya no importan los rosarios Perdidos
ni los Velos Rotos

ni las toallitas          tan útiles
ni los támpax          ocultos
ni los dúrex            baratos

ni las filitas
ni las caras

Vengo de regreso con mis narices al viento
y una espada de madera

Cancelen la próxima sesión

Hasta cuándo pagar por una oreja muda?






(2) EXISTENCIA TRASCENDENTE




2



Dios existe. Una liebre      con su pata quebrada
nos mira desde la mano sangrienta
de don Pedro.



Dios no existe. 3 veces el tiuque aletea
a lomos de su tiuca.



¿Creó Dios el infierno? Pasan avutardas en V
por el lecho de la tarde.



(3) Y EMPÍRICA




3



¿Qué es la nada? Sobre el seto nupcial
acarician al viento.
Sombras y recuerdos.


Dios y el Diablo nos tienen con mucho cuidado:


Recuerdo los cautos hijos del candidato.
Ocuparon la alcoba de mis primas;
ese verano de Plegarias compartimos
sus rezos de noche, sus rezos de día,
sus cabellos, sus manos, el cuido del alero,
su deslizarse bajo la blancura,
y el ansia latiendo como el huinche del siete,


pero no por nada encantan las palabras
laguna, diablo negro,
primas amaestradas primas
de primicias:


sumergimientos hacia lo cotidiano.


Dios original, cordero polvo,
diluvio, Eva Whisky, chupones;
¡vaya mezcolanza!


Fue verano de misiones penetrantes,
corridos por el bosque, primas compartidas,
en campaña mayores,


y saberlo todo,
y saberlo nada.





(4) CONTENIDO Y FORMA





4


¿Y si ocurre que fuera cierto
que la forma del inconsciente
es verbal?


lo desposan con la luna




¿Y si ocurre que fuera cierto
que el contenido del inconsciente
es verbal?


lo prueban en bikini





¡Eureka!


El libro se abre.







(5) EL LIBRO


   




5



Intrínsecamente angustiado leía El Libro
Buscaba párrafos de misterio y muerte
que calmasen su tormento de vida eterna

La bella antigua versión
atormentada de traiciones
dulces incestos
crímenes premiados

o en viejos simbades y penecas
a la casa de orquídeas
descubriera anillos promisorios

Cazaba segundas experiencias
con la puerta del cuarto a llave


Alguien dijera:
necesitas permiso del Obispo
para deshojar la margarita

en la Nácar y Colunga
Pero yo me ocultaba de mi madre






(6) DE PRIMOS Y DE PRIMAS






6




Tenían razón
En lo del amanzanamiento

Les contaría:
Con Amón conoció nuestra hermana Tamar
3 años antes que sus primas favoritas

Conocer        Una palabra misteriosa

Original de consecuencias



Tamar era juguetera
miraba de soslayo bajo el rubio flequillo
Nosotros explorábamos      bajo la cubrecama

albures venideros



 Nunca supo hasta mucho + delante
qué fue la palabra que hacíamos

Siempre parece excesivo
verbalizar por si las prendas
o de pasada un servicio


Pero /en fin/ nos re-conocíamos
a lo menos 3 veces por quincena
En cambio ese verano de rezos y remansos
fueron alternadas noches tibias
y carreras bajo la cruz del cielo

Sin embargo
a las hijas de Lot: 4 instancias por quincena
durante dos largos meses de rituales

A los hijos de Dios: 5 por quincena en adelantos:
La noche que ganamos las perdimos para siempre

A Tamar       la nuera del Abuelo     por quincena: 6visitas
y no fue más /en la encrucijada/ a esperar      de por vida
su anillito: su mágico mítico redondel de mundo y pasado

A Betsabé /maliciosa /desnuda
anhelante
                 de ser la madre del Mesías
soñábamos en velos y procesiones
de frutales gemelos o pezones de dudas


A la Sulamita: Ah la más bella de mis primas
y los besos de su loca
/aventajada
cierta como todo lo que oscuro:
n veces por semana
una noche sí

y otra de pena



(7) EGO TE ABSOLVO





7



La nostalgia del clavo de olor,
los gusanos acometiendo por menores,
el escapulario del Carmen desaparecido,
conducíanos a la trampa recurrente:


Acúsome padre,
ya sin escapatoria posible,
entregado a sus manos tan diestras,
por pensamiento
palabra
u obra,
de aliento a tabaco y rapé,
de ensañamiento, digamos lo menos excesivo:
conocí a mi hermana Tamar.


Y se armaba la consabida


que si así
que si asá
que hasta dónde


nos cargaban manoseos,
su cara tan cerca,
sus manos tan ásperas,
que cuántas veces,
las excursiones en el bosque,
el abandono en la laguna,
su vientre tan blanco,
sus manos en la masa:
la tamar, y sus velos de sueños y corridas.





martes, 10 de mayo de 2011

(8) IMPREVISTOS






8





El desayuno compensaba la miseria:
Tanta elevación de sudor, apaciguado
en los cuervos la condena volvería:

ese aliento a deliciosa podredumbre
esas diestras manos prometidas
sinsabores comedidos
sus ojos de paloma

su desnudada veladez:

loco le volvían
más de lo que nunca pudo resistir
el fru fru de las sábanas
el recuerdo de la luna:

un dejo de conciencia.



(9) LA CARNE

 
 




9


A los 10 perdió la prudencia
y le supo:
conocer = asunto de la carne
al igual que los bisteques.


Como en viernes prohibidos
entonces eran los de carnes marinadas
los robos de pan amasado
la caza del murciélago
las prendas tan blancas.


A pesar de los closets de encerrados
un gladiolo florece en el centro de la piedra.


Nuestro escondite más allá del remanso:
pero todo tan arduo
nadie a quién preguntar:


La práctica fue la persistencia.







lunes, 9 de mayo de 2011

(10) EL MUNDO

   
  




10



Las había que fumaban y encarnaban el demonio.
Aquella bestia plañidera enlodaba nuestros gozos
de gusanos.
Cambiando ilusiones de carne por cosquilleos
los parlantes atronaban hola Roque
a éste lo engañaba su amiga persistente
allá en el Rancho Grande, el de las meras ilusiones
a ése, las grandes esperanzas de sus diestras embobadas
en medio los barriales
el corrido más mentado. En frontera decaída.

Una infancia que fue lo nunca. Ni de saudades siquiera
estableciendo diferencias:
Yeanes        azules    /           Percalas     blancas.

En todas las versiones
algunos perjudican bisteques, los asuntos en sordina:

cuerdas lloran, violines maúllan
y hasta casi collares o cochayuyos con una que otra falda
por los bosques y lagunas
recuerdos planeantes en medio de misiones:
fornicarne fornicarnecido: misteriosísima palabra.

Tú que te creías
terrible
como conocer
como trasplantado al barro de una ciénaga prístina
como explorar debajo la escocesa de la prima.

Dulce como Adán conoció Eva.
Tremendo ese verano de Plegarias.

Terribles consecuencias.


  





   

(11) EL DEMONIO

   



11

Su primer Play Boy?
Ése que la bestia espumajante ameniza en los recreos
cuando la sotana no cuida mover las tendencias
al sendero de la dicha:
Se hace el desentendido.
Quien no quiere la belleza jamás será pillado
en la ganancia de su tiempo:
Como cuando la Edith pasea
sus caderas por la plaza, en pescadores y trémula.

Y en ayuno.
Yo?
cuarenta, con ojos de pescado, siguiendo
el vaivén
de las que llegan a la plaza,
La Plaza Lillo, al enredo de parejas
antes que el general la destripara
a reconocer blue yeanes, de cualquier color,
pero azules en lo diestro:
Siempre azules anteriores al consumismo de pantorrillas
al intercambio de manos digitantes / reiterados
dientes de coneja
labios de huída negra
ojos tan ciertos, tan grandes
sus rocks de campeonato:

Pero intervino el hermano mayor
y la Edith se fue alejando
y la Ana María creció
y la Mónica quién sepa.

Le dejaron con una pasada terrible
guardada de inocencia, el orgullo por los suelos
la plaza bruscamente sin su honra.

Desquitaría un menguado pingüino grisáceo
a riesgo de marcas en la casita / y la dulzura
en ojos bizcos, atorados en el recuerdo:
Turbios en la maleza del encuentro.

Crucifijo de estaños y celestes:

su crecimiento extinguido para entonces.






 

(12) TRAUMAS

  
  




12


¿Su segundo?
La memoria recuerda más bien el arociris
que el barrial en las poblas.

Las experiencias somática o la falta de azúcar:
siempre las primeras, dicen,
en el internado:
la víbora en medio de su trampa.
Cuando aspiró el habano por orgullo
hízose el vacío hasta en la retórica.

En algotra dudosísima no comas
la caluga que en las casitas
esqueletos azulosos y taimados.
El principio de la presencia y los mitos singulares.

Te arreglan.
Un cohete desbocado detecta conejitos.
En el cumpleaños de la prima
de la tía la soltera.
Las primas: la esencia en relaciones: exhuber antes
y dichosas.

Como repollitos / o han llegado cartas.








   

(13) INICIACIÓN










13




En el instante de la caída
discontinuo el tiempo consciente
le impresionó la velocidad de la flaca
cuando por vez la 1ª    final de la decadencia
ese amarillo verde entrecortado en la penumbra
esa angustiosa maravilla desacelerada y ronca
en el recuerdo              admisión a la tierra
poco antes del encuentro decisivo:
Como lobo, y su marca en medio
de la frente                  la elección del inicio
ya ni los recuerdos serían: no los mismos.

Ganó el ciframiento acompasado.
Se olvidó de los gusanos.

Recuerda una llovizna
de cuadrícula tosca y agobiante.
Un dejar ir sudores derramados / en la deriva:


Concreciones literarias.







  

jueves, 5 de mayo de 2011

(14) FALSAS PERPLEJIDADES


  
  



14



En aquel tiempo de los 12
Adán fuel primer conocedor de las formas.
Su prestancia, Eva, con hojas y destiempos.

Cómo se las Caín arreglaría?
Supo o no supo de la greda?
Su humo penetra las cavernas.

Set: a quién conoció / o cuánto
fuera cuál
su lánguida Tamara?

Le tuvieran bastante perplejo.
Consultas al diccionario desprovisto.
Búsquedas de incierto.
Resoluciones de diluvio.


Después supo el simbolismo de la forma
los lirios en el mes danzante
la romana ex cátedra del contenido
la importancia de Darwin
el vuelo de la garza.

Si no importe saltar una buena tanda de años
(ni tantos, eso sí, como los que no esperara Galileo
o los que aún no conoce Giordano)
sombras, sombras proyectos, sombras de olvidadas
hogueras
de alta podredumbre
arrumacos de palomas
/ y daremos lo no venido, por llegado:


Certezas de fogatas en la playa.










   
  

(15) NOVIEMBRE




15




Figúrense /estando la dicha iniciada / :
Feña, te presento a la Anita María.
Y él, mucho gusto de conocerte.

(Pensó: ¿Hablemos de abejitas?)
Entonces idas al California.
A la Plaza Lillo.
A la Vida es Sueño.
Por surcos intermitentes corría la esperanza.

Pero naca la piriznaca.
La Anita María no era fan del Nácar y Colunga
/ y el mes pasó en venid y vamos todos
blancos velos // miradas profundas
/ comejenes en el bajo vientre.

Antesalas de un verano desastroso.